domingo, 11 de agosto de 2013

Cómo se arregla un domingo por la tarde



Decía Ramón Eder que el carácter se forja los domingos por la tarde. Y es que hay que ser muy osado y muy valiente para pasar un domingo por la tarde tras otro tratando de encontrar una actividad que te permita acabar el fin de semana con dignidad. 


En esas estaba yo esta tarde de domingo (con M yéndose y el aire acondicionado estropeado), ojeando una revista, por no mirarla de frente; a la tarde, claro. Y entre las páginas que pasaban casi solas, me saltaron a los ojos los colores de días laborales en casas que parecían de comic. Era la obra de un arquitecto llamado Luis Barragán, mexicano, que nació a principios del siglo pasado (sí, sí, el XX) y en su discurso de aceptación al Pritzker de arquitectura pronunció las siguientes palabras: “En proporción alarmante han desaparecido en las publicaciones dedicadas a la arquitectura las palabras belleza, inspiración, embrujo, magia, sortilegio, encantamiento y también las de serenidad, silencio, intimidad y asombro. Todas ellas han encontrado amorosa acogida en mi alma […]”. Hermosas, ¿no?






Con la intuición de que aún podía esperar algo de la tarde de domingo, me lancé a google. Barragán creaba espacios llenos de misterio con las formas más puras, con el color y la luz, pensando sus casas conociendo siempre antes la personalidad y la profesión de sus futuros dueños. Ponía en práctica esa cultura de la calma que algunos estamos queriendo recuperar, del tomémonos-algo-juntos-y-charlemos; y luego te contaré lo que te propongo. Justo lo que yo quiero para esta casa que, no sé si en realidad o sólo en mi imaginación, voy construyendo poco a poco, entre café y café (o caña y caña) contigo, que pasas por aquí. 


Un personaje perfecto que construía casas perfectas para acabar una tarde de domingo de verano con los ojos llenos de colores.


jueves, 1 de agosto de 2013

Perdida en la niebla

Cuando llegué aquí, me aseguraron que, si miraba bien detrás del magnolio, podría ver lo que hay detrás de la niebla. Así que miré y miré, pero no veía más que bruma que difuminaba lugares que se adivinaban secretos y verdes, en medio de nubes que se me pegaban a la piel como por dentro. El mar sonaba a un lado, pero con un sonido nublado y gris. Y al otro, el badajo etéreo de una campana que sonaba como de otra luz, y que no conseguía adivinar a quién pertenecía.


Así que, cansada de buscar el sol, me dejé caer rendida en algún asiento que ni vi, con casi lágrimas de julio en los ojos. Y fue entonces cuando, al mirar al frente, todo apareció como una foto antigua entre las hojas de un libro que leíste hace muchos años, y que te llenaba de paz el corazón.





Me froté los ojos, y ese paisaje maravilloso seguía estando delante de mi como un regalo para pasar el resto de la tarde leyendo un nuevo libro antiguo. Y es que, sin darme cuenta, había llegado a mi rincón, ese rincón de verano sin sol que había estado buscando, sin éxito, entre la arena de playas luminosas y senderos soleados. Así que, aquí me quedaré el resto de la tarde, sola esta vez, si no te importa. Después, cuando se me hayan llenado los oídos de silencio y el espíritu de calma, bajaré a buscarte para enseñarte dónde está y dejarte un ratito, también a solas, para que tú también lo ames.



Con este rincón, el más hermoso que he encontrado este verano, el más sencillo y más inmenso, quiero participar en el concurso al que me ha invitado Lidia de Tiendeo (http://www.tiendeo.com/Madrid), la I Edición del concurso decoración de Tiendeo "Mi rincón veraniego", a la que agradezco enormemente su invitación porque, tal vez, sin la idea que me ha rondado en la cabeza desde entonces, no me hubiera quitado las gafas de verlo todo nublado, y no hubiera descubierto este lugar maravilloso sin sol, pero terriblemente luminoso, que el hotel El Babú, en la sierra del Sueve (Asturias), ha metido dentro de él a través de inmensos ventanales, para que "el paisaje no esté colgado en cuadros de las paredes del salón, sino en el mismo salón".


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...