viernes, 29 de noviembre de 2013

Un paseo por el tiempo

Es como flotar. Estar contando las horas que faltan para subir al AVE y escuchar, al fin: "Próxima estació: Barcelona Sants". Luego vendrá lo fácil, los besos, los abrazos y las risas, muchas risas; de las de llorar.

Después, T, que es lo más parecido a una anfitriona en cualquier lugar del mundo al que vayas con ella, nos conducirá por la ciudad, mientras el resto caminaremos sin fijarnos, agradecidas por no tener que pensar durante un par de días qué hacer ni a dónde ir, porque para eso ya está T.

Barcelona, esa ciudad que siempre merece la pena visitar, esta vez es sólo la excusa. Brindar con cava en cualquier bar del paseo de Gracia, comer un arroz en la Barceloneta, dar un paseo por el Borne y colarnos en esas tiendas con escaparates que atrapan de colores y vintage, es sólo la excusa para, como dice L, compartirnos. Compartir las luces y las sombras, los proyectos-servilleta o los planes-borrón-y-cuenta-nueva. 

Este fin de semana, permíteme que el plan sea no tener plan, que sea solamente abandonarme al abrazo de las J's, que este pellizco de tiempo sea para ellas.


                                  Tiendas Born Barcelona

lunes, 25 de noviembre de 2013

¡Un palo! ¡Es un palo!

Es domingo, otoño, frío, pero con sol, así que te vas a dar una vuelta con la bici a la Casa de Campo (ese enorme jardín a la puerta de tu casa) y con M (porque todo es más divertido con M). Subes y bajas cuestas, y te vas con un palo a casa porque has visto estas fotos en alguna parte, y tú todavía no tienes cortinas en el dormitorio.




Así que tú te llevas el palo a casa...

             
...y haces esto otro.

                             
                                        
Proceso creativo
Premisas: esta vez simplemente la necesidad: cortinas en la habitación de tu casa nueva.
Materiales
- Un palo (bueno, una rama de un árbol)
- Sierra de madera
- Lijas de grano 100 y 150
- Tapaporos
- Pintura blanca
- Brocha
- Estropajo de cuerda o estopa
Transformación
Como la rama ya estaba pelada, solamente tuve que cortar uno de los extremos y lijar con la lija gruesa para quitar las irregularidades. Luego le di una mano de tapaporos y después un par de ellas de pintura, pasando una lija suave entre las dos. Para acabar, pulido con el estropajo de cuerda o estopa.

Y voilà! Listo para ocupar su sitio en la casa, en la de be, o en la tuya...


viernes, 22 de noviembre de 2013

Chicas que hacen RED

El fin de semana pasado le pedí a mi amiga T (y esperamos que algún día socia de este proyecto que alimenta nuestras cañas vespertinas, haciendo dibujos en servilletas que todavía no son más que trazos de sueños); decía que le propuse a T que hiciera de corresponsal y que visitara la exposición que organizó La Parihuela de muebles hechos con pallets, y de paso, que se llevara a C, para liarla también en nuestra aventura. ¡Se necesitan muchos brazos para lijar tanta madera como imaginamos!

Y este es el resultado de esta visita pequeña, incipiente, pero con una buena dosis de atrevimiento de Luisa y Carolina. 








Sin duda, es un consuelo saber que no estás sola imaginando muebles cada vez que ves pallets en la obra delante de tu casa (como la mesa de nuestro salón aquí); sí, es un consuelo encontrarte con gente que ve la vida también a través de la RED (Reciclaje Economía Diseño).

lunes, 18 de noviembre de 2013

Pop art estor

Como te iba contando el otro día aquí, estrenábamos casa y todavía había cajas haciendo de mesilla de noche y cuadros sin colgar (afortunadamente, siempre hay cuadros nuevos sin colgar). Teníamos mucha ilusión, y yo un brazo lesionado y una ventana enorme (por la que miro cada día, esperando que las musarañas me susurren la siguiente palabra que tengo que escribir). Una gran ventana por la que la luz chorreaba a borbotones y cuyo reflejo molestaba a M para trabajar (a mi espalda). Tenía la idea, que es muy importante, pero también tenía un estor que había encontrado del tamaño adecuado sin mucho esfuerzo económico (lo cual es casi tan importante, si no más, que la idea). 
Y teníamos muchas ganas de hacer la casa nuestra, y yo, de no estar quieta con mi brazo dolorido (el derecho, sí) y resignarme a la verdad de que me había caído de la bici . Así que yo me puse a dibujar, y M a fotografiar mis posturas imposibles para alcanzar todos los rincones de mi ojo versión pop, con el que te guiño cada día desde este lado de la redsin hacer grititos de uuuy.



Proceso creativo
Premisa: ¿Qué dibujo escoger para una ventana por la que mirar en el cuarto de la creación? ¡Pues unos ojos! Y una boca que se asombra de lo que descubre...
Materiales:
- Papel calco amarillo (para tela)
- Pintura de tela negra
- Pinceles
Transformación:
En primer lugar, calqué el contorno del dibujo de la plantilla que tanto esfuerzo me costó encontrar (es lo que pasa cuando sabes lo que quieres, pero no sabes dibujarlo). Y a continuación, pinté con la pintura para tela negra con pinceles de diferentes grosores (unos para perfilar y otros para rellenar).

Y voilà! Listo para ocupar su sitio en casa! En la de be, o en la tuya... 



viernes, 8 de noviembre de 2013

Mercado de motores

Seguro que ya has oído hablar de él. Puede que incluso ya te hayas pasado por allí, o puede que no. En ese caso, tienes una nueva oportunidad este fin de semana de visitar el Mercado de Motores.
¿Que no tenías plan? Pues ya lo tienes. Puedes adelantarte a las compras navideñas y cambiar los grandes almacenes por los puestos de los pequeños artesanos y comerciantes que te encontrarás. Y si cae un auto-regalo, pues mejor, porque tú lo vales.

Y esta vez, me lo tendrás que contar tú, porque yo me voy a pasar el fin de semana con los C y me tocará perdérmelo (a cambio de muchas risas y una sesión intensa de jornadas gastronómicas; porque es lo que tiene hacerse mayor, que ya no hay reunión sin "algo para picar"...).


lunes, 4 de noviembre de 2013

Mudarse en otoño

Soy hija de las mudanzas; de padres que cambiaron de residencia varias veces a lo largo de su vida, hasta que yo misma elegí la mía, con destino la Universidad. Así que no te extrañes si te cuento que cada ciertos años me siento como metida en un traje que me aprieta y tengo que salir de él. Invariablemente, la casa se va quedando pequeña, o lejos, u oscura, o fría. Algo deja de funcionar en ese lugar en el que he sido tan feliz, y tras una lágrima de melancolía al echar la llave por última vez, miro hacia fuera con la sonrisa del que emprende un viaje. Ni la propiedad ha sido impedimento, sino más bien tal vez la excusa, para hacer las últimas maletas. 

Y esta es la historia de cómo acabé teniendo la típica mesa de salón fabricada con un pallet, y con un montón de espacio que llenar en un piso vacío. Y de cómo, por fin un día, me atreví a abrir las puertas de mi casa con este blog. La historia de M y yo empezando la ardua tarea de encontrar un nuevo rincón, y la exclamación de asombro al subir las persianas de un gran ventanal por el que entraba toda la luz de la ciudad. La luz, ese elemento alrededor del que construyo todos los interiores que imagino. Después nos enseñaron la terraza, y claro, no pudimos ni dudar. Aire y luz. ¿Dónde había que firmar?



Proceso creativo
Premisas: Pues eso, simplemente volver a empezar. Después, subir  y bajar tres o cuatro pallets a casa hasta dar con el adecuado.
Materiales
- Lijadora mouse con lija de grano medio
- Estropajo de esparto
- Masilla para madera
- Tapaporos
- Barniz incoloro
- Ruedas de silicona
- Brochas, tornillos
Transformación
Con la lijadora eléctrica lijé el pallet; a continuación, arreglé con masilla para madera algunas imperfecciones (madera astillada) y volví a lijar. Después, una capa de tapaporos y un par de barniz incoloro (para conservar el color de la madera). Finalmente, pulí con el estropajo de esparto.
Y para acabar, pedí a M (la fuerza) que atornillase las ruedas.

Y voilà! Listo para ocupar su sitio en casa! En la de be, o en la tuya... 


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...