Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Las manos que

Las manos que me ayudan hacen suyos mis sueños e invierten meses transformando en perfecto lo imperfecto. Reconstruyen, sin modelo, lo que todos creímos que fue algún día (cada uno a su manera “en su imaginación” – como dice m) ese joyero que probablemente viajó por medio mundo, cuando viajar era, o bien un lujo de vividores que organizaban su equipaje en términos de cócteles y fiestas, y no de volumen y peso, o bien una necesidad de supervivientes que lo hacían en términos de hatillo. Las manos que me ayudan son peludas y suaves, y contundentes, y el trabajo manual es para ellas un pilar heredado de unas y otras familias, también de las que no son de sangre. Por eso, cuando hayamos el joyero convertido en caja de herramientas, destartalado y con el tapizado roído, ellas se pusieron a inventariar los enseres del interior y las mías a vislumbrar en qué se podía convertir. Porque aquel desastre de madera que se caía a pedazos tenía algo que yo respetaba: tenía kilómetros. Las manos que…

Entradas más recientes

Antes y ahora

m

De pintxos por el casco antiguo

Un paseo por el tiempo

¡Un palo! ¡Es un palo!

Chicas que hacen RED

Pop art estor

Mercado de motores

Mudarse en otoño

Cambiar de aires